domingo, 20 de noviembre de 2016

Antología de Antonio Machado

A un olmo seco

Al olmo viejo, hendido por el rayo
y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo
algunas hojas verdes le han salido.

¡El olmo centenario en la colina
que lame el Duero! Un musgo amarillento
le mancha la corteza blanquecina
al tronco carcomido y polvoriento.

No será, cual los álamos cantores
que guardan el camino y la ribera,
habitado de pardos ruiseñores.

Ejército de hormigas en hilera
va trepando por él, y en sus entrañas
urden sus telas grises las arañas.

Antes que te derribe, olmo del Duero,
con su hacha el leñador, y el carpintero
te convierta en melena de campana,
lanza de carro o yugo de carreta;
antes que rojo en el hogar, mañana,
ardas de alguna mísera caseta,
al borde de un camino;
antes que te descuaje un torbellino
y tronche el soplo de las sierras blancas;
antes que el río hasta la mar te empuje
por valles y barrancas,
olmo, quiero anotar en mi cartera
la gracia de tu rama verdecida.
Mi corazón espera
también, hacia la luz y hacia la vida,
otro milagro de la primavera.


Yo he elegido este poema porque me gusta la manera que tiene Machado de hacernos ver que no va a renunciar a la esperanza que aunque la posibilidad sea mínima el aun cree. Y creo que es lo que todos deberíamos hacer, pelear hasta el último suspiro que no sea fácil derrotarnos. Otra cosa por la que he elegido este poema es porque está dedicado a su mujer aunque en su lecho de muerte y muestra todo su amor hacia ella, por lo que me podemos ver claramente que cuando más lo necesitamos es cuando más tenemos pero yo pienso que no solo hay que dar cuando lo necesitas que también hay que dar cuando no lo necesitas porque se debe mostrar el amor día a día, sin importar las circunstancias en la que nos encontremos. En este poema nos va describiendo las fases que su mujer tuvo que pasar hasta llegar a morir, con metáforas muy sutiles como las hileras de hormigas trepando por él, se refiere al hormigueo que le ocurre a todo el cuerpo cuando se va quedando dormido, o antes que te derribe con su hacha el leñador refiriéndose a la muerte.

La intención del autor en este poema, no es más que su mujer vuelva a la vida, y la esperanza que tiene este a que ocurra un milagro.


Amanecer de otoño

Una larga carretera
entre grises peñascales,
y alguna humilde pradera
donde pacen negros toros. Zarzas, malezas, jarales.
Está la tierra mojada
por las gotas del rocío,
y la alameda dorada,
hacia la curva del río.
Tras los montes de violeta
quebrado el primer albor.
a la espalda la escopeta,
entre sus galgos agudos, caminando un cazador.


Amanecer de otoño es un poema en el que se relaciona la naturaleza y el hombre, he elegido este poema porque nos hace reflexionar sobre nuestros actos en la naturaleza y las consecuencias que tienen, Machado defiende que hay cosas en la naturaleza que por mucho que lo intentemos no lo controlaremos, haciendo referencia a eso mediante las zarzas, malezas y jarales, zonas que son salvajes y que lo seguirán siendo. Sin embargo al final del poema interrumpe la descripción de la naturaleza con la llegada del cazador, queriendo decir que el cazador se va a interponer en la naturaleza otra vez, destrozando la belleza del paisaje natural.
También me gusta este poema por la manera que tiene de describir el paisaje, utilizando los colores apropiados a cada cosa, dándole colores vivos a lo natural y colores apagados a lo creado por el ser humano.


Proverbios y cantares (LIII)

Tras el vivir y el soñar,
está lo que más importa:
despertar.


Este cantar de Machado define claramente nuestra vida diaria, es decir, que una persona no puede depender de los sueños ni del disfrute únicamente, porque más allá de lo que nosotros pensamos hay un mundo mucho más duro de lo que parece, por lo que antes de soñar y pensar que vamos a hacer debemos darnos cuenta de que hay que luchar y esforzarse para conseguirlo, gracias a este poema podemos darno cuenta que Machado era mucho más que un poeta, era también un persona muy lista y buena, porque con este cantar le da un consejo a todos aquellos que lo vean y le hace DEsPERTAR que es el objetivo principal de este. Para mí los sueños son nada más que ilusiones y realmente tu no puedes llegar a conseguir lo que quieres soñando pero sí trabajando. Yo creo que tienes que despertar para poder empezar a soñar, pero en ese orden.


Recuerdo infantil

Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de lluvia tras los cristales.

       Es la clase. En un cartel
se representa a Caín
fugitivo, y muerto Abel,
junto a una mancha carmín.

       Con timbre sonoro y hueco
truena el maestro, un anciano
mal vestido, enjuto y seco,
que lleva un libro en la mano.

       Y todo un coro infantil
va cantando la lección:
«mil veces ciento, cien mil;
mil veces mil, un millón».

       Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de la lluvia en los cristales.


He elegido este poema porque Machado es capaz de hacerte volver a tu niñez, es verdad que yo todavía no es que haya vivido mucho pero lo suficiente para que este poema al leerlo me haga sentir nostalgia hacia mi infancia, en la cual realmente he vivido los mejores momentos, desde los amigos del colegio a los ratos que pasaba con mi familia, para mí la infancia es la mejor etapa sin ninguna duda, de pequeños te evades prácticamente del mundo entero, no tienes preocupaciones, no necesitas a nadie ni mucho para divertirte y además disfrutas más de las cosas que tienes y aprendes a valorarlas, una vez que vas creciendo esa diversión se va desvaneciendo como las ganas de jugar y lo que más pena me da de todo es que poco a poco vas perdiendo esa ilusión que tenías cuando pequeño y todo por culpa de una sociedad que no te permite vivir de esas ilusiones y que mientras más creces más las apartas.


¿Eres tú, Guadarrama, viejo amigo?

¿Eres tú, Guadarrama, viejo amigo,
la sierra gris y blanca,
la sierra de mis tardes madrileñas
que yo veía en el azul pintada?
 Por tus barrancos hondos
y por tus cumbres agrias,
mil Guadarramas y mil soles vienen,
cabalgando conmigo, a tus entrañas.


Este poema nos muestra la relación que Machado tuvo con la Sierra de Guadarrama, realmente nos muestra la relación que tuvo con Madrid. Este poema al igual que “recuerdo infantil” nos habla de los recuerdos que Machado tiene hacia Madrid y más concreto a su Sierra de Guadarrama, yo he elegido este poema porque una de las cosas más bonitas que hay, es recordar viejos tiempos y ver que volverías a repetirlos una y mil veces porque eso significa que aquello que hiciste te dejo buenas sensaciones. Por eso creo que hay que disfrutar del presente para que luego puedas volver al pasado para recordarlo con una gran sonrisa en la cara y no con tristeza.


I (CASTIGO)

Aunque la codicia tiene
redil que encierre la oveja,
trojes que guarden el trigo,
bolsas para la moneda,
y garras, no tiene manos
que sepan labrar la tierra.
Así, a un año de abundancia
siguió un año de pobreza.


Este poema habla de las diferencias entre ricos y pobres, en el poema podemos observar que aunque el rico tenga más dinero y se aproveche de los pobres, este si alguna vez escasea o se volviese pobre no sabría hacer las labores, porque siempre ha dejado que se las hagan, “a un año de abundancia siguió un año de pobreza” con esta frase puedo entender que aunque seas rico puedes llegar a la pobreza fácilmente. Machado nos hace reflexionar que el dinero no lo es todo, que vale más la habilidad para realizar tareas que el dinero, porque cuando este falte esa habilidad para realizar tareas será lo que te pueda salvar.


   LA SAETA

¡Oh, la saeta, el cantar
al Cristo de los gitanos,
siempre con sangre en las manos,
siempre por desenclavar!
¡Cantar del pueblo andaluz,
que todas las primaveras
anda pidiendo escaleras
para subir a la cruz!
¡Cantar de la tierra mía,
que echa flores
al Jesús de la agonía,
y es la fe de mis mayores!
¡Oh, no eres tú mi cantar!
¡No puedo cantar, ni quiero
a ese Jesús del madero,
sino al que anduvo en el mar!



Este poema me gusta mucho, porque es muy conocido aquí en Sevilla, ya que en Semana Santa se suele escuchar mucho, entonces yo he escogido este poema porque me hace recordar a la Semana Santa y es una semana en la que prácticamente toda Sevilla sale a la calle para ver las procesiones.
Machado por lo que se puede ver era una persona religiosa y cuya hermandad era la de los gitanos o por lo menos era la que más le gustaba.


CXIX (CAMINOS)

Señor, ya me arrancaste lo que yo más quería.
Oye otra vez, Dios mío, mi corazón clamar.
Tu voluntad se hizo, Señor, contra la mía.
Señor, ya estamos solos mi corazón, y el mar.


Este poema de Machado creo que va dedicado al fallecimiento de su mujer, haciendo alusión a su soledad, en la que hace una metáfora entre sus lágrimas y el mar ya que ambas son saladas y también refiriéndose a la gran cantidad de lágrimas que ha soltado por esa pérdida. En este poema intenta aceptar la decisión de Dios al llevarse a su amada. Este poema me gusta mucho porque nos cuenta a la perfección cómo se siente, y normalmente lo que dice este poema es lo que suele pasar cuando alguien querido muere y es que solemos culpar a Dios de su pérdida y luego intentamos aceptar que ya no está porque es decisión divina.


Poema XXXIII (Del Camino) Soledades

¿Mi amor? ... ¿Recuerdas, dime,
aquellos juncos tiernos,
lánguidos y amarillos

que hay en el cauce seco? ...
¿Recuerdas la amapola
que calcinó el verano,
la amapola marchita,
negro crespón del campo? ...
¿Te acuerdas del sol yerto
y humilde, en la mañana,
que brilla y tiembla roto
sobre una fuente helada? ...


He escogido este poema porque en él Machado recuerda los buenos momentos vividos con su esposa la cual ha fallecido, en este poema no para de recordar los buenos momentos con Leonor debido a que teme olvidarse de los momentos que vivió con ella. Podemos observar la tristeza que expresan sus versos y la melancolía que tiene hacia su amada. Con este poema podemos aprender que hay que aprovechar el momento y no dejar escapar el tiempo, porque luego este no vuelve atrás y nos podemos arrepentir de las cosas que no hemos hecho.


LAS MOSCAS

Vosotras, las familiares,
inevitables golosas,
vosotras, moscas vulgares,
me evocáis todas las cosas.

¡Oh, viejas moscas voraces
como abejas en abril,
viejas moscas pertinaces
sobre mi calva infantil!

¡Moscas del primer hastío
en el salón familiar,
las claras tardes de estío
en que yo empecé a soñar!

Y en la aborrecida escuela,
raudas moscas divertidas,
perseguidas
por amor de lo que vuela,

—que todo es volar—, sonoras
rebotando en los cristales
en los días otoñales...
Moscas de todas las horas,

de infancia y adolescencia,
de mi juventud dorada;
de esta segunda inocencia,
que da en no creer en nada,

de siempre... Moscas vulgares,
que de puro familiares
no tendréis digno cantor:
yo sé que os habéis posado

sobre el juguete encantado,
sobre el librote cerrado,
sobre la carta de amor,
sobre los párpados yertos
de los muertos.

Inevitables golosas,
que ni labráis como abejas,
ni brilláis cual mariposas;
pequeñitas, revoltosas,
vosotras, amigas viejas,
me evocáis todas las cosas.



En este poema Machado habla sobre las moscas y como estas están presentes a lo largo de nuestra vida. Respecto a este poema lo he elegido porque aunque no nos demos cuenta la moscas siempre han estado allí donde nosotros hemos estado, son como nuestras fieles compañeras pero no nos damos cuenta porque son muy simple, no tienen un gran brillo como una mariposa, no labran como las abejas, etc. En este poema Machado identifica a las moscas con sus recuerdos, la intención de Machado se basa en el paso del tiempo principalmente. También he elegido este poema porque me gusta la comparación que hace entre las moscas y los recuerdos y la manera que tiene de unir ambas cosas como una sola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario