domingo, 5 de junio de 2016

Los pícaros y quijotes de antes y de ahora

La picaresca

Todos conocemos lo que es la picaresca, pero ¿estamos seguro de su significado? Para ello vamos a comparar la picaresca del siglo de Oro con la picaresca de la actualidad.
A día de hoy nosotros llamamos pícaro a aquel que usa la astucia y el disimulo con algún fin beneficioso. En el siglo de Oro los pícaros normalmente eran los pobres ya que vivían en la calle y para sobrevivir debían aprovecharse de la gente ya sea robando o engañando.


La picaresca ha ido evolucionando a lo largo de la historia, pero a peor, debido a que antes los pícaros eran las personas pobres, que habían sido marginados por la sociedad y usaban la picaresca para subsistir. A día de hoy todos sabemos que la picaresca es algo común en nuestra sociedad y que se usa para todo tipo de fechorías, no solo para subsistir. Hoy en día utilizan la picaresca hasta los ricos, en España han salido a la luz casos que te dejan boquiabierto. Y digo, yo esas personas que necesidad tienen de engañar a la gente o qué necesidad tienen de tener más dinero, si llevan una vida que muchos quisieran llevar, ¡pero no! Este es un caso claro de que la avaricia rompe el saco, el ser humano en sí es avaricioso, mientras más tiene más quiere tener.
Yo creo que en España la picaresca se lleva desde que naces, si no eres un pícaro te come la sociedad. Es muy triste, ya que si nosotros vemos que los que tienen poder roban, se aprovechan y no les pasa nada ¿por qué no lo vamos a hacer nosotros? Si los que nos representan a nivel nacional son unos pícaros en sentido ratero, a los españoles también se les llama pícaros pero en el mismo sentido. Ya que son los que nos representan.
Antiguamente los pícaros eran los pobres ya que eran los únicos que tenían esa necesidad, entonces se llamaban pícaros a los pobres a los que vivían en la calle, pero en la actualidad un pícaro puede ser tanto un rico como un pobre, no tienen asociados una clase social específica,antes la justicia castigaba a estos pícaros y a día de hoy estos se ríen de la justicia.
Si yo tuviera que elegir entre ser un pícaro del siglo de Oro o de la actualidad, claramente sería el del siglo de Oro porque aunque mi clase social sea más baja y a veces no tenga ni para comer hay una cosa que no se tiene con dinero y eso es el orgullo y la honradez, estas personas robaban los justo y necesario para sobrevivir, además la forma de ser de estas personas era menos dañina que la que tienen los pícaros de ahora, los que hay hoy en día si pudieran te quitaban hasta la vida, bueno qué digo muchos lo han conseguido, aprovechándose de las personas mayores, quitándoles sus casas y bienes más preciados, provocando en ellas la impotencia y la tristeza y llevándolas al suicidio.
Esto te hace pensar que si realmente aquellos que nos los pintan como buenos son realmente tan buenos y que si los que roban por necesidad son tan malos como nos dicen, vivimos en una sociedad en la que queremos hacer al rico más rico y al pobre más pobre.
La picaresca está bien usarla pero siempre con un límite, y ese límite muchos lo pasan por eso deberíamos tomar medidas más estrictas para esas personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario