domingo, 5 de junio de 2016

Actitudes de pícaro y caballero

Lazarillo de Tormes “Tratado Tercero”

En esta historia aparecen dos personajes los cuales son los protagonistas, estos son el Lazarillo de Tormes y el escudero.

El Lazarillo de Tormes era una persona pobre que vivía en la calle, de joven edad que subsistía de las miserias y sobras de la gente, por esta época estaba muy mal visto vivir en la calle ya que si vivías en la calle es porque algo malo habrías hecho.  Algo bastante injusto ya que eso no depende de ti sino de tu clase social. El Lazarillo de Tormes se encontró con el escudero el cual era de una clase social alta, y este le ofreció ser su amo, para que así pudiera vivir un poco mejor. El escudero era una persona mucho más ordenada que el lazarillo ya que todos los días realizaba una rutina, este iba a misa, luego al mercado y después de mucho andar este descansaba. Aunque era una persona de una clase social alta aparentaba ser algo más de lo que podía, ya que en realidad no era una persona tan rica, aunque claro más quisiera el lazarillo ser como él respecto al dinero.

El lazarillo era admirable ya que había sido capaz de vivir en la calle durante mucho tiempo sin morir, esto de un modo o de otro se aprovechó del escudero ya que este le ofrecía cama, ropa y techo, aunque el lazarillo también ayudó a su amo ya que este no le daba comida y a veces el mismo lazarillo tenía que darle su comida a su amo.

Mientras que estuvo viviendo con su amo se estuvo ganando la confianza de las vecinas, las cuales les daban de comer ya que el escudero no le daba, y este siempre le prometía comida que nunca acababa llegando, lo que producía un enfado en el lazarillo.

Durante ese tiempo se formó una pequeña amistad ya que ambos se creían mutuamente, aunque una faceta a destacar del escudero era su habilidad para mentir y engañar ya que en varias ocasiones se aprovecha del pobre lazarillo como cuando lo abandonó y lo dejó solo ante un gran problema que era el embargo de la casa, ya que el escudero tenía grandes deudas, y así es como termina la historia del Lazarillo de Tormes,  un joven con poco fortuna ya que normalmente eran los mozos los que abandonaban a sus amos y no al revés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario